Exponent-e: Los seguros... ¿nacen o se hacen?