Exponent-e: La telefonía móvil se convierte en "commodity"