Exponent-e: Y aun así seguimos con nuestra penitencia en la banca