Exponent-e: ¿Pero nos indignamos de verdad o no?