Exponent-e: Nos gusta mas quejarnos que felicitar