Exponent-e: A la intemperie bajo el aluvión de dispositivos móviles