Exponent-e: ¿Donde está el límite?