Exponent-e: NOKIA y las plataformas petrolíferas