Exponent-e: ¿El principio del fin?