Exponent-e: ¿Siempre precios bajos?