Exponent-e: y ahora los bancos españoles