Exponent-e: AIG y los riesgos de su reflotamiento