Exponent-e: La crisis pone a prueba el paradigma de la responsabilidad social corporativa