Exponent-e: Cumbre económica del G-20: ¿Una cita más simbólica que práctica?